El qué y el para qué de la biblioteca escolar




Glòria Durban Roca





Reflexión en torno a su implementación como recurso educativo útil


Es necesario mostrar y resaltar los aspectos que permiten definir con claridad la

biblioteca escolar como un recurso educativo de gran potencialidad y argumentar así
la necesidad de impulsar su desarrollo en los centros educativos articulando un
modelo útil de implementación.

Facilitar la comprensión sobre el qué y para qué de la biblioteca escolar es
actualmente una necesidad. Hay que dar paso a la clarificación de conceptos para
permitir posiciones firmes en pro de un desarrollo estable de las bibliotecas escolares
por parte de la administración educativa y en pro también _ de forma paralela_ de
una promoción de su uso por parte del profesorado.
La reflexión ha de permitir clarificar la conceptualización de la biblioteca escolar a
la luz no sólo de los cambios sociales que la cultura digital ha provocado en los usos
de la información y las prácticas lectoras, sino también a partir de las necesidades
reales generadas en los centros educativos, que demandan reformular aspectos
metodológicos de los procesos de enseñanza y aprendizaje.
No es cuestión de inventar una nueva biblioteca, el concepto y el modelo que
venimos desarrollando desde hace años son válidos pero es necesario volver a hablar
sobre ello con firmeza y claridad para asegurar su desarrollo estable.

¿Qué justifica su existencia y da sentido a la biblioteca?


El problema real de la biblioteca escolar es su implementación, la transformación del
modelo a unas estructuras estables. Para ello, ¿donde tenemos que incidir más? ¿En
que aspectos hay que colocar el anclaje que permita la articulación real de todos los
elementos para que la biblioteca escolar resulte un recurso integrado en la práctica
educativa?
Lo que justifica la existencia de la biblioteca escolar no es la biblioteca en sí como
equipamiento y servicio bibliotecario, sino como recurso o herramienta educativa útil
para la realización en ella de intervenciones didácticas concretas en referencia a las
distintas materias curriculares. La dirección es solo una: del aula a la biblioteca.
Pero para ello, para que se produzca este movimiento generador de la actividad
didáctica en la biblioteca _que no siempre es natural_, es de vital importancia crear
la necesidad en el profesorado de utilizarla, resaltando y dando a conocer la
existencia en ella de distintos elementos favorecedores de los procesos de
aprendizaje.
Hay que dirigir nuestro esfuerzo a este objetivo. La implementación de la biblioteca
escolar en un centro educativo ha de conllevar intrínsecamente esta función, ya que
si únicamente planteamos su desarrollo desde la organización y dinamización
delimitando los esfuerzos internamente, no solucionamos de forma feliz su
integración curricular y su uso continuado en la práctica educativa.
Por ello es necesario visualizar un modelo de implementación propio, diferenciado de
otras instancias bibliotecarias, porque la realidad a la que la biblioteca escolar hace
referencia, es una realidad distinta y muy diferenciada de la que podemos encontrar
en el desarrollo de una biblioteca pública o universitaria.
No se trata únicamente de implementar una biblioteca en un contexto escolar, sino
que el concepto de biblioteca como centro de recursos es aquí modelado
educativamente al colocar el punto de inflexión no en los servicios bibliotecarios,
que explotan los recursos, sino en las posibilidades pedagógicas que el uso de estos
puede generar.
La implementación de la biblioteca escolar pasa por iniciar un proceso de trabajo en
la escuela que persiga no únicamente su desarrollo estable, sino también su

consolidación como recurso educativo útil. Para ello hay dos ámbitos de actuación:

por un lado la gestión de la biblioteca _ de las instalaciones y equipamientos pero
especialmente de los recursos_, y por otro, la coordinación y promoción de su uso
pedagógico en el centro.
Estos dos ámbitos conllevan dos dimensiones de la biblioteca escolar que a su vez
representan la concreción de las dos funciones básicas que esta debe desarrollar en
un centro educativo. Su dimensión física y lo que podríamos denominar dimensión
simbólica por ser en primera instancia invisible pero en sustancia presente.


La biblioteca como entorno de aprendizaje y lectura
 
 

En primer lugar la biblioteca escolar como herramienta educativa ha de facilitar los

procesos de aprendizaje y las acciones de promoción de la lectura que se realicen en
la escuela (esta es su finalidad), configurándose así un entorno presencial de
aprendizaje y lectura con recursos específicos.
Hay una acción directa de apoyo a la labor docente en sus intervenciones didácticas
concretas al facilitar, desde la biblioteca, recursos de calidad para estas tareas y
para el objetivo compartido de desarrollo en el alumnado de habilidades
intelectuales y prácticas lectoras.
La biblioteca se presenta dentro de la escuela como un entorno de aprendizaje de
gran valor ya que dispone de tres componentes específicos diferenciadores: unas
instalaciones y equipamientos distintos de los existentes en el aula, unos materiales
de calidad en soportes variados, y una persona de apoyo facilitadora de procesos y
dispensadora de materiales.
La cuestión capital en la biblioteca escolar no es conceptualizarla únicamente como
centro de recursos sino también como entorno educativo donde podemos acceder a
determinados recursos. Hay que realizar un sutil giro, sin movernos apenas, y
visualizar la potencialidad de la biblioteca escolar como centro catalizador no
únicamente de recursos múltiples sino especialmente de demandas educativas
concretas a las que es posible responder con eficacia dispensando materiales
específicos.
La biblioteca escolar se caracteriza pues, no por contener gran cantidad de recursos,
sino por la selección de estos que en ella se realiza. Se aboga por la relevancia y

calidad de los contenidos en función de las necesidades escolares al disponer de los

materiales más idóneos y significativos para las tareas de investigación y lectura.
En este aspecto la función del coordinador de la biblioteca es de vital importancia
para el funcionamiento de la biblioteca al encargase de forma directa de aplicar los
criterios de selección, gestionar los materiales, promocionar su existencia y permitir
su disponibilidad in situ o en secciones de aula.
La biblioteca escolar encarna así un entorno de aprendizaje donde los alumnos,
pueden ir entrenándose a lo largo del proceso de escolaridad en la práctica de
habilidades intelectuales y de la lectura, según distintos objetivos y finalidades,
utilizando la diversidad de materiales físicos y digitales que la biblioteca dispone.
La biblioteca se desarrolla de esta manera como un entorno facilitador de un
entrenamiento intelectual y emocional imprescindible que ha de permitir iniciar y
afianzar en el alumnado recursos personales básicos para su desarrollo personal y
social.
La biblioteca escolar al servicio del aprendizaje por investigación, se transforma en
un laboratorio donde se experimenta, interactuando con los materiales, en la gestión
de la información en todas sus fases de acceso, tratamiento y comunicación, pero de
manera especial en el acceso, utilizando las diversas tecnologías disponibles
_tradicionales y digitales_ en complementariedad.
A su vez, visualizada como un santuario o pequeña torre de marfil situada dentro de
la escuela, la biblioteca es facilitadora de ambientes lectores personales y colectivos
que permiten experiencias lectoras significativas a nivel emocional.
Entornos donde la experiencia literaria posibilita un descubrimiento de la dimensión
poética de la vida y la apropiación de una vía de conocimiento y comprensión del
mundo singular a través de la palabra y de los discursos narrativos.
La biblioteca como entorno físico permite múltiples posibilidades de utilización en
las líneas aquí descritas por parte del grupo-clase o bien fuera del horario escolar a
nivel individual, facilitando vías de compensación de desigualdades en el alumnado y
al mismo tiempo vías de vinculación con las familias para las acciones de promoción
de la lectura, hecho de vital importancia en los centros de educación Infantil y
Primaria.

La biblioteca como agente catalizador y canalizador de procesos

de mejora

En segundo lugar la biblioteca escolar visualizada ya no como elemento físico sino

simbólico ejerce _ o debería ejercer_ (esta es su misión), la importante función en el
centro de impulsar continuamente procesos concretos de mejora de la enseñanza.
La existencia de la biblioteca escolar ha de ser el signo vivo_ visible_ de la existencia
de una determinada actitud del claustro hacia la enseñanza, en que la lectura, la
investigación y el placer intelectual fueran esenciales.
Por ello la presencia física de la biblioteca no puede ser per se la generadora de los
procesos de mejora, ni su dinamización interna, la llave está en manos del
profesorado y por ello es fundamental realizar una promoción estructurada del uso
pedagógico de la biblioteca.
Este uso pedagógico ha de estar vinculado al aprendizaje de los contenidos
educativos de las distintas áreas curriculares y especialmente al desarrollo
continuado en el alumnado de habilidades intelectuales y prácticas de lectura.
En consecuencia vemos que la incidencia real de la biblioteca en la practica
educativa no ha de vincularse únicamente al recurso físico en sí, sino especialmente
al recurso humano, porque la experiencia nos dice que el primer elemento por si
mismo no es suficiente y que los logros aparecen cuando se realiza en el centro el
impulso provocado y corresponsable de la actividad didáctica.
La biblioteca escolar corporeizada aquí por el recurso humano y no material que
representa el coordinador de biblioteca y el equipo de apoyo, ha de constituir un
agente catalizador y a su vez canalizador de iniciativas corresponsables dentro del
centro educativo, vinculadas a los trabajos de investigación y a las intervenciones de
lectura. Aquí la acción de apoyo a la labor docente es indirecta producida en el
ámbito de la planificación y organización escolar.
Las iniciativas de mejora deben concretarse en pautas de actuación, modelos,
propuestas didácticas, programas de intervención sistematizados que vinculen el uso
de la biblioteca por un lado con la puesta en práctica de estrategias metodológicas
relacionadas con el aprendizaje por investigación, y por otro, con los contenidos
educativos básicos y compartidos desde todas las áreas en referencia al trabajo
intelectual y a intervenciones de lectura.

Estas son las dos vías de actuación de apoyo pedagógico en las que hay que incidir,

iluminando, proponiendo y ayudando al profesorado a encontrar adecuadas formas de
utilizar los diversos recursos que la biblioteca proporciona al servicio de estos dos
objetivos, el primero más metodológico y el segundo curricular.
Para ello _ a dos bandas_ hay que concretar objetivos, formularlos explícitamente y
planificar actuaciones que respondan como centro, por un lado a una política de
experimentación didáctica que aborde el uso de recursos facilitadores de innovación
_donde vinculamos la implementación de la biblioteca a la de las tecnologías
digitales_, y por otra a una política de intervención en la enseñanza y promoción de
la lectura desplegada en varias vías de actuación: competencia lectora y hábitos de
lectura, formación y experiencia literaria, y competencia informacional vinculada a
la competencia digital.
Las acciones de apoyo pedagógico desde la biblioteca escolar deben concretarse en
situaciones de aprendizaje vinculadas en este caso a proyectos de investigación y a
intervenciones de lectura.
Buscamos así de manera expresa la implicación y sensibilización del profesorado en
su conjunto en estos dos objetivos, uno asociado a los medios de enseñanza
facilitadores de cambios metodológicos y otro asociado específicamente a la lectura_
en sus diversas modalidades_ como elemento clave del desarrollo personal y social
del alumnado.
Esta trama ha de ejecutarse como una estrategia diseñada e impulsada por el equipo
directivo y el equipo pedagógico. Es un requisito indispensable. La dimensión
simbólica de la biblioteca escolar únicamente puede desarrollarse con el apoyo
continuado de la dirección ejecutiva y pedagógica del centro. Esta ha de considerar
al coordinador de la biblioteca y al equipo de apoyo como el recurso humano
indispensable para poder generar procesos de mejora.
Así el segundo ámbito de actuación del modelo de implementación propuesto para la
biblioteca escolar, incluye que el recurso humano ha de trabajar físicamente fuera
de la biblioteca para, de forma indirecta, incidir sobre ella conectando las
necesidades surgidas en el aula, en referencia a los contenidos educativos, con las
posibilidades de uso y servicios que ofrece la biblioteca.

Solo así puede llevarse a cabo un proceso en bucle que permita retro alimentar las

necesidades generadas en el centro con el uso de la biblioteca y sus recursos. En este
proceso encontramos la utilidad de la biblioteca al mismo tiempo que incidimos en la
posibilidad que el profesorado pueda incorporar de forma natural su uso y realizar la
explotación didáctica de los recursos en la práctica docente.
Vemos que hay dos dimensiones en la implementación de la biblioteca escolar en un
centro educativo. Jugamos a dos bandas, y debemos visualizarlo así, porqué sino no
logramos resultados. Esta es la vía de posibilidad para el desarrollo de la biblioteca
escolar. De aquí la gran necesidad del recurso humano.
Un recurso humano conocedor de como se producen los procesos de enseñanzaaprendizaje,
de como se articulan concreciones y sistematizaciones, de como
trabajar en equipo para provocar la complicidad del claustro e ir consiguiendo, en
proceso, la corresponsabilidad.
Profesionales que deben ir formándose en los diversos contenidos educativos que
configuran la substancia educativa de la biblioteca: la lectura en sus diversas
modalidades, los procesos de investigación relacionados con la competencia
informacional y digital, y el conocimiento de la literatura infantil y juvenil. Distintas
disciplinas entran en juego y todas aportan su especificidad pero necesariamente
contextualizada.


El anclaje en el sistema escolar y su sustento educativo
 
 

Necesitamos esclarecer el qué y para qué de la biblioteca escolar al servicio de la

finalidad de la educación. A partir del concepto de biblioteca escolar ya establecido
desde hace tiempo, ha de nacer actualmente la posibilidad de una visión más clara y
nítida de su sentido, del porqué de su existencia. Solo así podrá ser engendrada para
resultar útil y podrá responder a las necesidades de la escuela.
La biblioteca escolar debe encontrar su anclaje en el sistema educativo articulándose
como recurso educativo facilitador que genera posibilidades reales de apoyo a la
labor docente. A su vez, ha de ser una biblioteca totalmente relacionada y vinculada
al desarrollo de las nuevas tecnologías en los centros escolares, pues las dos
realidades se posicionan como recursos o herramientas educativas en el sistema
escolar, como medios de enseñanza facilitadores de cambios metodológicos.

Actualmente se requieren lugares acondicionados, entornos presenciales que inviten

a leer y a escribir utilizando diversas tecnologías. Espacios facilitadores donde poder
encontrar textos de calidad y poder interactuar con ellos a través de objetos físicos
como son los libros o bien de manera inmaterial en la red. Por esta razón
necesitamos bibliotecas en los centros educativos por su valor presencial.
Y los alumnos necesitan un profesado motivado que actúe con profesionalidad ante
los nuevos retos y tenga claras las prioridades. Un profesorado con recursos y medios,
pero sobre todo con pautas concretas para utilizarlos al servicio del desarrollo
exitoso de los procesos de aprendizaje.
En definitiva la claridad y nitidez con que podemos visualizar la biblioteca escolar
nos determina que hay que resaltar de manera fundamental, en el modelo que
estamos desarrollando, aquello nuclear: los procesos de aprendizaje y la práctica de
la lectura, el para qué de la biblioteca escolar. Esta es la esencia que sustenta la
cuestión: apoyar el desarrollo personal y social de nuestros alumnos en aspectos
intelectuales y emocionales a partir de posibilitar el aprendizaje por investigación y
el ejercicio continuado de la lectura.
Por ello la conclusión es clara, la clave de la biblioteca escolar no está en la
biblioteconomía que aborda la organización y dinamización de un servicio
bibliotecario, sino en la pedagogía y en la disciplina especifica que abarca el estudio
de la didáctica y la organización escolar, donde está incluida a su vez la tecnología
educativa.
Solo desde este ámbito conectamos con la substancia educativa de la biblioteca
escolar y su sentido, al definir y esclarecer su articulación como recurso educativo
útil y como medio para el alcance de objetivos y metas educativas.
Pues la biblioteca escolar puede ser considerada globalmente como un medio de
enseñanza al ser una herramienta mediadora de procesos de enseñanza-aprendizaje
porque es utilizada _ o quiere ser utilizada_ intencionalmente con esta finalidad.
De aquí nace la necesidad de aclamar con firmeza que necesitamos que la biblioteca
escolar no sea visualizada en “tierra de frontera” _entre el ámbito educativo y el
bibliotecario_ vulnerable y sometida a diversas consideraciones, sino que pueda
erguirse de forma clara y definida en terreno sólido, en terreno indudablemente
educativo.

Debemos trabajar para conseguir que la intersección de las acciones que estos dos

ámbitos llevan a cabo en ella, no vaya en detrimento de su desarrollo sino en pro de
su crecimiento, y permitan trabajar para desarrollar pautas de actuación para su uso
efectivo. Para ello es necesario tender puentes de colaboración y trabajar desde la
complicidad.
En este escenario podemos considerar que necesitamos un corpus teórico
fundamentado en la pedagogía que ha de ser desarrollado por la administración
educativa con políticas claras de actuación y acciones de apoyo a los centros llevadas
a cabo por asesores especializados.
Y al mismo tiempo necesitamos de un corpus práctico fundamentado en la
experiencia, construido por las continuadas acciones que se están llevando a cabo
actualmente con éxito en bibliotecas escolares concretas. Este es un corpus de
conocimiento que debemos compartir confeccionado una red profesional que vaya
fraguando día a día las mejores directrices, contrastadas y evaluadazas desde la
práctica.
Abramos los ojos y olvidemos, por un momento, la organización y dinamización de la
biblioteca escolar. Sumerjámonos en el océano educativo que debe sostener el qué y
para qué de la biblioteca escolar. Como un iceberg _ elementos habituales en los
océanos árticos_ la punta visible de la biblioteca escolar es solo una parte de su
corporeidad. Hay que hacer visible lo invisible pero existente y que da fuerza y
sustento a su permanencia y desarrollo.
Sin lectura no hay biblioteca, la biblioteca sustenta el valor que tiene la lectura
como practica social y como experiencia vital personal que abre las puertas al
conocimiento y a la comprensión del mundo, en su dimensión histórica y científica, y
en su dimensión humana.
El fomento de la lectura pasa por los aspectos funcionales de la lectura pero también
por su práctica continuada. Esta puede facilitar la posibilidad de encontrar el gusto a
la lectura como experiencia personal.
Necesitamos que nuestros alumnos lean y escriban para que aprendan a pensar. Esta
es la gran necesidad. Hemos de movilizar sus anhelos de curiosidad, su querer saber y
conocer no solo para aprender, sino también, para encauzar y dar sentido así, a la
acción creativa y transformadora que queremos que sean capaces de ejercitar.




1 comentario:

  1. Estudiante de la Universidad de Magisterio EU La Inmaculada5 de junio de 2014, 0:01

    No hay derecho a tener que estudiar en la universidad apuntes sacados de un blog, no quiero desvalorizar su trabajo. No hay derecho de que una profesora de la universidad saque sus apuntes de aquí, de la Wikipedia y muchas más páginas. Que menos que hacer tus propios apuntes. Luego nos exigen que todos los trabajos que entreguemos no sean sacados de internet. Pagamos al mes por estar aquí estudiando más de 350 euros. NO HAY DERECHO!

    ResponderEliminar